MUJERES COMO YO

by - martes, enero 22, 2019



Autora: Rania Echouimakh

¿Quién podía decir años atrás que tantas mujeres podríamos llegar tan alto? 
Hace muy poco se hablaba de cómo mujeres de diferentes condiciones sociales, creencias y orígenes se hacían con varios distritos congresionales y otras esferas de poder en EEUU, así como en diferentes países del mundo. Este tipo de noticias sirven como ejemplo de referencia. 
Te permiten ver que tú también puedes llegar donde están ellas, sin importar tu procedencia, tu edad, tu color de piel, la creencia y/o religión que profesas.

Hoy, puedo decir que me siento enormemente orgullosa de ver cómo nosotras las mujeres cada día damos un paso más, cómo cada día la presencia de la mujer en puestos de poder, gobernando y dirigiendo grandes equipos y personas está siendo cada vez mayor. Pero, quiero recalcar que aún no estamos en situación de igualdad universal, siguen habiendo mujeres que luchan día a día para superarse y romper los estereotipos que aún siguen existiendo y condicionando sus vidas y sueños. Una desigualdad que es más notable en países no desarrollados, donde niñas y mujeres tienen que aceptar reglas que no comparten, pero que por ser mujeres tienen que obedecer.

Yo personalmente vengo de una pequeña ciudad de Marruecos, donde la mujer vive con el miedo del "qué dirán", donde sus vidas tienen la última misión de ser buenas amas de casa.
No hace mucho desde que terminé mi carrera en una universidad española, empezaba a dar mis  primeros pasos en el mundo profesional y a diseñar mis proyectos futuros. Muy antes de eso, y a lo largo de este periodo, he tenido la oportunidad de reflexionar sobre mi vida, decidiendo así tomar un rumbo diferente al que se supone que una mujer como yo debe aspirar.

Una de las infinitas cosas que me hizo cambiar la mente y decidir seguir por el camino del conocimiento y la autosuperación, ha sido el miedo a acabar como varias amigas, primas y conocidas mías, sin sueños, sin vocación, que viven por la vida de otra persona, que viven simplemente por vivir. Y no las culpo, al contrario, sé que es difícil superarse y cambiar cuando todo lo que te rodea te atasca y te bloquea.  
Por eso, habiendo llegado yo hasta aquí, me siento en la necesidad de seguir avanzando y creciendo para poder ser también un ejemplo para todas esas mujeres que también son como yo, demostrando que nada es imposible, que fuera de la zona de confort está el verdadero placer de la vida. Que ser mujer no te resta, sino te suma. Que eres un ser humano y tienes el mismo derecho que otro, y que si juntamos las manos todas podemos llegar muy lejos. 

Después de todo lo que he ido aprendiendo gracias a todas mis vivencias, me he dado cuenta de que la superación no tiene fronteras, ni condiciones,  ni nacionalidad, que estés donde estés puedes lograrlo, en situaciones te costará más o menos, pero no es imposible; que si volviese a nacer elegiría una y otra vez volver a ser mujer, volver a ser yo misma.  

De RANIA, para todas las MUJERES del mundo



TU OPINIÓN NOS IMPORTA, no olvides compartirla, COMENTA QUE TE LEEMOS. SÍGUENOS  EN NUESTRAS REDES SOCIALES, REGALA UN LIKE, COMPARTE CON OTROS Y SUSCRÍBETE. CAMBIA VIDAS.


You May Also Like

0 comentarios

TU OPINIÓN NOS IMPORTA, ¡COMPÁRTELA!