LA OCLOCRACIA Y LOS OBJETIVOS DE LA ESO (PARTE I).

by - viernes, junio 01, 2018

Hoy quiero hablar sobre la oclocracia. Un término que no es tan  conocido como el de democracia, aunque como habréis visto en el título del texto, también menciono la ESO (Educación Secundaria Obligatoria). Más adelante entenderéis por qué relaciono la ESO con oclocracia.

Antes de hablar de oclocracia debo explicar brevemente la democracia. Pienso que es importante hacerlo para facilitar la comprensión de mis reflexiones posteriores. Prácticamente, todos hemos escuchado hablar de democracia, se podría decir incluso que está de moda hablar de esto. Pero, ¿qué se entiende realmente por democracia?

Para estudiar la democracia echaremos una mirada al pasado y recurriremos a los más clásicos pensadores. Vamos a tomar a Aristóteles como referencia, uno de los primeros que hacen una clasificación formal de los gobiernos en base a su número de gobernantes. A pesar de que no será novedoso para los que hayáis estudiado filosofía, debo poner su clasificación aquí para que entendáis después de dónde deriva o surge la oclocracia.

Aristóteles distingue tres formas puras (buenas) de gobierno:

1.Monarquía (gobierno de uno).
2.Aristocracia (gobierno de pocos) y,
3.República-politeia (como gobierno de la mayoría o de “todos”).

Observando rápidamente la clasificación anterior podemos ver que estas formas puras para él, no están libres de ambigüedades, pues ¿cuántos son “pocos”, “mayoría” o “todos”?
Este mismo pensador explica que las tres formas de gobierno citadas antes, se pueden degenerar. Para que nos entendamos, esas formas de gobierno pueden mostrar su versión mala o perversa. Así es que:

   1. La tiranía (gobierno de uno para su interés personal) sería la versión mala de la monarquía.
   2. La oligarquía (gobierno en pro del interés de los ricos) sería la versión perversa de la aristocracia.
   3. La democracia, aunque el autor a veces también habla de demagogia (gobierno a favor del interés de los pobres) sería la faceta mala de la república (politeia).
Este último apunte, no siempre suelen mencionarlo muchos de los analistas políticos de nuestros tiempos. Quizás no queda tan bien que se diga que uno de los pensadores (Aristóteles) más ensalzados entendía una de las formas de gobierno más veneradas como degenerada (democracia).

Como habrán podido apreciar, la democracia de Aristóteles no es exactamente la democracia que entienden los contemporáneos. La democracia ha llegado a nosotros como una forma buena de gobierno, si no la mejor forma de gobierno. Esto no quita que sea un concepto que ha ido evolucionando a lo largo del tiempo, llegando por periodos a sufrir su propia crisis de legitimidad, pero intentando después reinventarse ante este escenario.
En relación con las últimas afirmaciones, los estudiosos de la materia están dejando de hablar de democracia como forma de gobierno buena en términos absolutos. Hemos empezado a escuchar eso de democracias con adjetivos, esas que se miden y que ya no son tan absolutas (democracias no liberales, democracias de baja intensidad, democracias delegativas,democracias imperfectas, democracias inmaduras, entre otros). No obstante, lo primero que la gente suele pensar es: ”se es o no se es una democracia”. Evidentemente, cuestionando el hecho de que se hagan estas mediciones que ponen adjetivos o apellidan a la democracia.

En palabras simples, la definición más común que se da de democracia es “el gobierno del pueblo”. Como aquel que le otorga la soberanía mediante mecanismos de participación (directa o indirecta) que dotan de legitimidad a sus representantes.

Si la democracia supone todo lo explicado hasta ahora: -¿Qué es lo que ocurre en el caso de España?
-¿Qué pinta la ESO en esta historia?

Por muchos es bien conocida la historia en el caso de España para llegar a tener lo que se considera hoy su sistema democrático. Es sabido el discurso del Estado de Derecho que se ha intentado construir y que se pretende mantener en este país. Es bastante conocida la afamada promoción del estado social y de bienestar. Tal es así, que de este último conglomerado de “estados” nombrados tenemos, por poner un ejemplo, como fruto en cuanto a educación, el afán por la implantación de un sistema educativo público, de calidad y gratuito. Como resultado, la misma constitución española y diversas leyes plasman esta motivación. Pondré como referencias los artículos 27.4 de la Constitución española y 22.2 de La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación y, después introduciré mis próximas ideas.

Dice el artículo 27. 4 de la Constitución española: “La enseñanza básica es obligatoria y gratuita”.

Por su lado, el artículo 22.2 de  la LOE establece: “La finalidad de la educación secundaria obligatoria consiste en lograr que los alumnos y alumnas adquieran los elementos básicos de la cultura, especialmente en sus aspectos humanístico, artístico, científico y tecnológico; desarrollar y consolidar en ellos hábitos de estudio y de trabajo; prepararles para su incorporación a estudios posteriores y para su inserción laboral y formarles para el ejercicio de sus derechos y obligaciones en la vida como ciudadanos.”
Esta última línea me ha hecho reflexionar mucho y tener serias dudas sobre si realmente este sistema que tan bien planteado parece estar en las leyes, en la práctica está formando a los ciudadanos y en especial a los jóvenes, para el ejercicio de sus derechos y obligaciones. Y si lo está haciendo, ¿en qué condiciones?
Quizás alguien se preguntará y dirá: “¿Qué te hace tener esas dudas? Las cosas no están tan mal, nos podría ir peor”.
Pues verán, al igual que yo muchos ciudadanos españoles han  presenciado o vivido diferentes oleadas de manifestaciones, concentraciones y huelgas solidarias en los últimos años. Se podría decir que para una democracia esto es una buena señal, que los ciudadanos no hacen más que ejercer esos derechos. Sin embargo, a pesar de la posible bondad implícita en ese hecho, y que la democracia es también reputada como un sistema de seguridad cuya función es evitar conflictos, en nuestros siglos se enfrenta a otro tipo de riesgo que deriva de la oclocracia.

No sé qué estaréis pensando los que hayáis llegado al final de esta parte. Si lo habéis hecho os felicito por estar rompiendo los esquemas, por querer saber. Os invito a leer la segunda parte, en la que realmente podréis encontrar el sentido de las parrafadas anteriores.  Os invito a leer hasta el final, porque como mínimo vais a aprender algo nuevo hoy.

LA OCLOCRACIA  Y LOS OBJETIVOS DE LA ESO (PARTE II).

Como bien explica Padilla (2016), el término oclocracia fue acuñado por el historiador griego Polibio.
Éste último enumeró seis clases de gobierno basándose en la clasificación aristotélica explicada en la primera parte del texto. Tres formas básicas y tres formas relacionadas.
Para él, la monarquía, la aristocracia y la democracia serían  las tres primeras estructuras. La tiranía, la oligarquía y la oclocracia serían sucesivamente las degeneraciones de esas tres primeras estructuras.
El origen de oclocracia se distingue por tres rasgos característicos, el primero de los cuales denota una forma de “violencia” expresada por la palabra hybreos o hybris, que se traduce como "orgullo", "insolencia ", o  “indignación”.
El segundo y más relevante aspecto es paranomía entendido como "ilicitud", una contradicción directa con lo que es lícito.
La tercera característica es la traducción de la palabra griega ὀχλοκρατία  en "gobierno de la muchedumbre". Traducción literal de oclocracia por la que optaron muchos eruditos.

General e históricamente, la oclocracia ha sido entendida como el gobierno de la muchedumbre cuya voluntad está viciada o manipulada.

Padilla continúa sus observaciones aclarando que, aunque el fenómeno de la oclocracia no es nuevo, sus rasgos característicos son diferentes hoy en día. Para él es un fenómeno que en la antigüedad fue descrito e interpretado incorrectamente como "gobierno de la muchedumbre”. Sin embargo, resulta que ese no es el origen del problema sino más bien el resultado de un proceso iniciado por un grupo de personas que forman la fuente de poder, los llamados actores institucionales.


Dice para mostrar la manifestación de la oclocracia en la actualidad: “Comparando los recientes incidentes en Italia, Austria y España, podemos observar los patrones típicos que se producen en los sistemas oclocráticos. Los programas políticos de estos tres países muestran ciertas similitudes que producen la degeneración de los sistemas democráticos a lo largo del tiempo. Daremos un esbozo de estos patrones y similitudes.
Primero, los líderes del partido tienen la intención de debilitar el control parlamentario. Para lograrlo, el partido líder gobierna por numerosos decretos y promulgaciones en lugar de proponer nuevas leyes. El gobierno prefiere los decretos para evitar que las nuevas propuestas sean discutidas en el Parlamento y posiblemente rechazadas. De hecho, los partidos gobernantes utilizan las crisis económicas como excusa para una reestructuración de la administración del estado. El partido hace cambios en beneficio de los miembros del partido. El motivo de estos cambios es a menudo un intento de centralizar la administración del estado.
En un segundo paso, la función del Parlamento es puesta en entredicho por la parte dirigente. El objetivo es debilitar el poder judicial, que se lleva a cabo por el camino de la jubilación anticipada de los profesionales jurídicos, y la escasez de personal. Con el pretexto de la modernización y un déficit nacional excesivo, el partido gobernante se niega a ocupar nuevos puestos. En efecto, los jueces y un número reducido de funcionarios tienen que ocuparse de una mayor carga de trabajo. Esto conduce a un bloqueo parcial del sistema judicial por el cual se exceden los plazos y la síntesis legal filosófica, el procedimiento sufre demora. Como consecuencia directa, es probable que se produzcan errores formales y que los procedimientos jurídicos puedan llegar a su fin antes de que hayan empezado.
Los jueces independientes y el personal legal son acusados de cometer errores, y a menudo son reemplazados por profesionales legales que tienen una membresía de partido. En esta etapa el objetivo original del partido está casi terminado: el nuevo personal que está vinculado al partido lleva a cabo el programa político de este partido obstruyendo cualquier procedimiento contra los miembros del mismo. La misma técnica se aplica al poder ejecutivo, cuya función y eficacia es disminuida por un personal reducido y una jubilación anticipada.  
Parte de la reestructuración es que el personal recibe la orden de dejar aparte la investigación de la delincuencia, y dedicar tiempo  a cuestiones menos cruciales”.

Pienso que la exposición de este autor explica gráficamente cómo entender el concepto de oclocracia hoy, pero si eres una persona que quiere entender esto más fácilmente, sin demasiados tecnicismos, ¿cuándo puedes saber que la oclocracia se está produciendo y en consecuencia está afectando a los ciudadanos? Es simple, se está dando cuando nos dicen que la ESO se hace obligatoria y gratuita para formar a los ciudadanos en el ejercicio de sus derechos y obligaciones, pero resulta que estos ciudadanos siguen manifestando una voluntad viciada a la hora de ejercer estos derechos y obligaciones.

¿Y cómo puedes saber que manifiestan una voluntad viciada? Voy a poner unos ejemplos que os sonarán a todos:

1. Cuando los medios de comunicación o desinformación (como los denomina mi colega en este texto) dicen que han acudido miles de personas a una manifestación o huelga X exigiendo X. Pero, resulta que gran parte de los que acudieron a ella ni siquiera sabían realmente qué es lo que iban a pedir, ni en qué términos se pedía esa cosa X (no hablo del resumen recibido de los medios de comunicación o incluso tweets).

2. Cuando miles de personas opinan sobre sentencias que no se leen y mucho menos entienden, pero exigen que los jueces dimitan en base a resúmenes de telediarios o conversaciones de Bar. Cuando no saben que existen mecanismos legales para recurrir algunas de estas, pero se supone que viven en un Estado de Derecho. Cuando interpretan que un mismo delito tiene mayor o menor relevancia en función de quién lo cometa (si es negro, blanco, de x país, hombre o mujer). Cuando no entienden la separación de poderes por la que han venido votando en el tiempo o dejan de defenderla porque ya no se ajusta a sus deseos personales y abogan por los juicios paralelos.

3. Cuando votan sin saber lo que votan. Sin leer el programa de lo que ofrece cada partido político, y después se quejan.

Dicho esto, voy a dejar claro y puntualizar que los ciudadanos efectivamente deben poder ejercer sus derechos. Que es fundamental que lo hagan desde el conocimiento y no desde la manipulación. Que deben poder acceder a información veraz para tomar sus decisiones y, que es importante que sepan dónde encontrar esa información fiable.
Si quien sea nos vende que va a reformar el sistema educativo para que podamos ejercer nuestros derechos y obligaciones, pero resulta que seguimos sin poder ejercer esos derechos y obligaciones en condiciones decentes, seguimos sin poder hacer algo tan simple como buscar y conseguir información  fiable para decidir responsablemente, entonces no es descabellado pensar que igual algo sí que está fallando.
Solo cuando los ciudadanos deciden desde el conocimiento se puede evitar que la democracia derive en oclocracia. Pues, ni la muchedumbre representa a la voluntad general, ni necesariamente sus decisiones son las más juiciosas.

¿De qué herramientas disponen los ciudadanos para liberarse de la oclocracia o evitarla efectivamente? Si quieres que profundice sobre ese aspecto u otro puedes dejar tu comentario aquí abajo. En caso contrario, espero que te haya servido de algo el texto. 

Referencias:
-Jesús Padilla Gálvez (2016). Democracy in times of Ochlocracy. University of Castilla-La Mancha,  Faculty of Legal and Social Sciences, San Pedro Mártir.


SI TE GUSTAN LAS PUBLICACIONES DE LIVAGLAYA, SÍGUENOS EN EL BLOG Y EN NUESTRAS REDES SOCIALES, COMPARTE CON OTROS Y SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER. Tu opinión también nos importa, así que no olvides compartirla.

You May Also Like

2 comentarios

TU OPINIÓN NOS IMPORTA, ¡COMPÁRTELA!

..........ESTAMOS EN FACEBOOK..........