¿PORQUÉ SE COMPLICAN LAS RELACIONES?

by - viernes, julio 28, 2017


Todos los seres humanos mantenemos algún tipo de relación interpersonal que se desarrolla en cierto contexto, familiar, matrimonial, grupos de amigos, entre otros. Pero, en determinadas ocasiones esas relaciones se vuelven complicadas, tormentosas o se rompen por completo.

¿Porqué se complican las relaciones? Los motivos pueden ser múltiples, los expertos seguramente los expliquen mejor que yo. No obstante, voy a dar mi punto de vista sobre uno de los motivos que pienso que es la clave en muchas ocasiones: la falta de reciprocidad.

Antes de seguir exponiendo mis percepciones sobre la anterior afirmación, me gustaría mencionar y exponer resumidamente los resultados de un estudio que nos ayudarán a ver algunos aspectos del tema de forma más visual o gráfica.

¿Qué mostró el estudio realizado por científicos de laUniversidad Israelí de Tel Aviv, consistente en encuestar a 84 estudiantes y pidiéndoles evaluar de 0 a 5 al resto de sus compañeros, siendo 3 la calificación mínima para llamarla amistad y teniendo en cuenta lo que el otro podría pensar de ellos? Pues, que sólo el 53% de las amistades halladas fueron "recíprocas”. Es decir, cerca de la mitad de las amistades eran falsas. O sea, cuando uno consideraba como amigo a otro, su supuesto amigo no le consideraba como tal. 

Pongámonos en situación: si ya de entrada la consideración de “amigo/a” no es mutua, entonces, lo más probable es que ambos no vuelquen los mismos o similares esfuerzos en dicha relación, creando malentendidos, frustraciones, decepciones y demás.

La reciprocidad no sólo entra en escena en la consideración del tipo de relación que pensamos que tenemos, sino también una vez entablada tal relación, en su desarrollo, sea supuesta o no. O sea, una vez que surge la relación la gente suele esperar recibir algo igual o parecido a lo que da. Pero, hay que señalar que otros suelen pensar que es mejor dar sin esperar nada a cambio.  Sin embargo, psicólogos como Walter Riso, aunque centrándose en las relaciones afectivas de pareja, consideran saludable agregar a la relación el valor de la reciprocidad en contraposición a la generosidad, donde se da y no se espera nada. 
Tras lo dicho en el párrafo anterior, personalmente pienso que es importante no sólo tener el valor de la reciprocidad, sino saber previamente qué esperar de cada persona con la que nos relacionamos, ya sea amigo, familiar, pareja, etc. Saber qué esperar supone aprender a conocer a las personas. Por ejemplo, una persona que tiene varios amigos nota que todos son diferentes. Hay amigos más efusivos con las muestras de cariño, otros que menos. Si estás pasando por un momento en el que necesitas apasionadas muestras de cariño, lo razonable sería arrimarte al amigo más efusivo en sus muestras de afecto que tengas. Es de ese que podrás recibir lo que necesitas. Si buscas muestra apasionada de afecto en alguien que en esencia no te lo puede dar, vas a complicar vuestra relación. Conociendo esto, podrás saber cómo responder ante las demandas de cada uno de tus amigos que en esencia son diferentes también. Ejemplo aplicable a relaciones análogas.
Cuando aprendas a identificar lo que esperar de cada persona, sabrás lo que puedes y quieres ofrecer a la misma. A lo mejor hasta vivirás más tranquilo, con los pies más en la tierra y manteniendo relaciones mucho más saludables.

TU OPINIÓN NOS IMPORTA, no olvides compartirla, COMENTA QUE TE LEEMOS. SÍGUENOS  EN NUESTRAS REDES SOCIALES, REGALA UN LIKE, COMPARTE CON OTROS Y SUSCRÍBETE. CAMBIA VIDAS.

Referencias:


Abdullah, A., Radaelli, L., Pentland, A., Shmueli, E. (2016). Are You Your Friends’ Friend? Poor Perception of Friendship Ties Limits the Ability to Promote Behavioral Change. PLOS ONE. Recuperado de:
http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0151588

You May Also Like

2 comentarios

TU OPINIÓN NOS IMPORTA, ¡COMPÁRTELA!

..........YA TENEMOS PÁGINA EN FACEBOOK ¿AÚN NO NOS SIGUES? ANÍMATE..........