LA DOTE EN LA ETNIA FANG ¿SÍMBOLO O NEGOCIO?

by - lunes, julio 24, 2017

Autora: Estefanía Mbá



La etnia fang es una de las que componen Guinea Ecuatorial, en ésta muchos temas están siendo objeto de controversias. Las nuevas generaciones cada vez más cuestionan el status quo y el matrimonio es uno de esos temas que constantemente son el centro del debate, más concretamente, el encarecimiento de la dote con el paso de los años. Por lo que, tras constantes percepciones de quejas, debates con diferentes puntos de vista, he decidido compartir mi visión sobre el tema.

Hay que puntualizar que la dote en la etnia fang no siempre ha sido un símbolo consistente en dinero en metálico. Como ocurre en muchas partes del mundo con las uniones eclesiásticas o civiles, donde el anillo es aquel símbolo que sella la unión, en la etnia fang la dote es algo parecido.

Antes, cuando los tiempos eran otros, la dote consistía en una suma simbólica de dinero o la entrega de un objeto que representase algún valor para la familia de la mujer, sin la necesidad de que fuera caro. Pues, a diferencia de otros países o localidades donde la mujer es quien paga la dote, con los fang de Guinea Ecuatorial es diferente, la familia del hombre es la que hace ese aporte.

Hay quienes de entrada consideran la dote como el fruto del machismo, como la compraventa de la mujer. Algunos alegan que debido al elevado precio de la dote, la gente sin medios ya no podrá casarse. Los más conservadores dicen que el encarecimiento de la dote es debido al aumento del nivel de vida.
Otro discurso que me parece particularmente curioso, es el de los hombres que miden la valía de su pareja en función del precio de la dote, o el de las mujeres que creen oportuno medir su valor en función de la dote contribuyendo con la familia para que fije un precio alto, porque ellas son caras, porque lo valen. Algo así como medir la valía de la mujer en función del precio del anillo de compromiso.
Otro supuesto que se está extendiendo, es la versión de los que consideran que una dote “barata” (por ejemplo, 100000fca o menos), equivale a que la familia de la mujer detesta al hombre con el que se va a casar. 
Por su parte, los que se consideran más feministas  han llegado a preguntar porqué no es la mujer la que paga la dote (cosa que es así en otras culturas y no supone mejora en la condición de la mujer). Como verán, hay argumentos de todo tipo.

El matrimonio entre los fang ha evolucionado, ya cuenta mucho la voluntad individual, ya existe la libertad de escoger a nuestra pareja. No obstante, es sabido que sólo en pocas familias la futura esposa tiene voz para decidir respecto al precio de la dote, algunas lo han aceptado porque siempre ha sido así o por las razones que sean. La parte del hombre sólo tiene que pagar y casi siempre es innegociable el precio.

Es importante señalar que las personas que no están conformes pueden y tienen que manifestarlo, sobre todo tú, mujer. Eres la que puede tomar la decisión de interceder por tu pareja ante tu familia en caso de que no veas justo el precio que se fija. Al fin y al cabo, eres la persona que se casa, posiblemente tendrás que devolver tú la dote en caso de divorcio y eres la persona que sabe mejor cuál es la situación del bolsillo de tu pareja y cómo os afectaría eso después del casamiento. No vale mostrar tu oposición por las redes sociales y luego quedarte callada cuando te toque casarte, aceptando lo que deciden otros, que te va a afectar, que consideras no justo y que no deseas.
Los hombres que no lo consideren justo, pueden también no fijar esas sumas que conocemos cuando se casen sus hijas, hermanas o sobrinas. Al menos mientras se les siga dando el peso en la toma de decisiones respecto al tema en cuestión.

La presión social es brutal, lo sé. Las apariencias gustan mucho y hasta en ciertos casos parece una competencia para ver en qué casamiento se ha gastado más, pero todo tiene consecuencias. Por tanto, quien esté conforme que siga las reglas del juego, quien se oponga que se atreva a ser valiente. Sabemos que la presión social y familiar influyen mucho, sin embargo, se puede ser diferentes y ser quienes inicien el cambio. 

TU OPINIÓN NOS IMPORTA, no olvides compartirla, COMENTA QUE TE LEEMOS. SÍGUENOS  EN NUESTRAS REDES SOCIALES, REGALA UN LIKE, COMPARTE CON OTROS Y SUSCRÍBETE. CAMBIA VIDAS.

You May Also Like

1 comentarios

TU OPINIÓN NOS IMPORTA, ¡COMPÁRTELA!

..........YA TENEMOS PÁGINA EN FACEBOOK ¿AÚN NO NOS SIGUES? ANÍMATE..........