LA BRUJERÍA EN GUINEA ECUATORIAL.

by - sábado, marzo 04, 2017

Autora: Estefanía Mbá

La brujería es definida por la RAE como "el conjunto de prácticas mágicas o supersticiosas que ejercen los brujos y las brujas".
El concepto de brujería que voy a tomar lleva una connotación cultural. Los guineanos cuando hablan de brujería, suelen referirse a un aspecto de la realidad inexplicable y proveniente de una fuerza sobrenatural; poder que posee alguien o algo para transformar la realidad de forma positiva o negativa.
En el presente texto, no quiero centrarme en el análisis o estudio genérico de lo que se entiende por brujería, sino más bien, reflexionar acerca del giro que han tenido dichas prácticas y de las consecuencias que la creencia en ellas está teniendo en la sociedad ecuatoguineana contemporánea.
Los mayores dicen, que en los tiempos pasados estas prácticas se llevaban a cabo de forma muy distinta a la que se observa hoy en día. Ellos utilizaban la brujería para hacer cosas "positivas", hacer prosperar a sus familias o comunidad (al menos en la etnia fang era así). Hasta hace poco, era frecuente escuchar hablar de la existencia de reliquias en algunas familias, mientras otras lamentaban haberlas perdido. Las reliquias pasaban de generación en generación.
Normalmente, los primogénitos asumían la posición de candidatos aptos para cuidar de las reliquias, o en su caso, el que entre los hermanos mostrase más aptitudes, dotes y comportamientos que ellos estimasen adecuados (considerando que las familias eran mayormente numerosas). E incluso, todos los hermanos podían tener reliquias distintas o partes de la misma reliquia. Poseer la reliquia implicaba muchas cosas: desde la asunción de responsabilidades hasta grandes sacrificios (que versaban desde el cuidado de la reliquia hasta el cumplimiento de ciertas prohibiciones u obligaciones. Por ejemplo, no comer ciertos alimentos, no casarse o hacer ciertas cosas antes de casarse, etc.).
Llegados a este punto, quizás a alguien le surjan dudas sobre lo que eran las reliquias en sí. Pues bien, podían ser cualquier objeto, en cada familia era distinto. Para que se hagan una idea, podía ser un instrumento de metal, alguna parte de un animal, algún fruto resecado, etc.
Por otra parte, estaba el uso de la brujería para fines curativos. Los que hacían rituales con la finalidad de curar, lo hacían a veces sin pedir nada a cambio. Lo habitual, era que el enfermo hiciese un donativo como muestra de su agradecimiento tras finalizar el tratamiento.
Al igual que las reliquias, estas "prácticas" y conocimientos pasaban de generación en generación. El que practicaba la cura, se lo enseñaba y transmitía a otras personas que considerase idóneas para tal fin.
¿Qué pasa en la sociedad ecuatoguineana en la actualidad? Se observa una transformación total de todo lo expuesto anteriormente. Es indiscutible, que los efectos negativos de la brujería o la creencia en ésta, están latentes en la sociedad ecuatoguineana actual. Eso, independientemente de la postura de cada individuo al respecto. Al margen de si se cree en ella o no.
Muchas personas ya emplean estas prácticas como forma de hacer negocio, exigen sumas exageradas de dinero o especies a sus "clientes" para poder curarlos o transformar sus vidas de la noche a la mañana. Mucha gente prefiere como primera opción ir a una curandería en caso de sentirse mal, antes que a un hospital. Muchos piensan, que, si tienen dolores de cabeza y van al hospital, pero no mejoran nada, lo más probable es que sea su hermano, primo, madre o padre, el que le está haciendo brujería. Si muere un miembro de la familia, se tiende a pensar que es porque alguien ha hecho brujería, algún sacrificio para enriquecerse o cosas parecidas; muy pocas muertes se creen naturales. Los más famosos de la sociedad mueren por "una larga enfermedad que venían padeciendo" y que no tiene calificativo. Incluso, los vicios y fracasos personales son atribuidos a la brujería.
Las principales causas de tal problema (desde mi punto de vista), pueden ser: la cultura y su influencia en la mentalidad, la deficiente educación, la falta de medios económicos, el sistema sanitario precario existente o todos esos factores juntos, entre otros. Muchas personas, por desinformación, desesperación ante los problemas de salud, falta de medios para costearse los estudios médicos fuera del país o ansias de enriquecimiento fácil, forzosamente acaban acudiendo a esos sitios. Van a lugares en los que a menudo no hallan cura, les infunden miedo y odio, casi les obligan a realizar actos no muy agradables ni para sí mismos, ni para su gente más cercana. Son estafados.
La creencia excesiva de la sociedad ecuatoguineana en la brujería, está dejando consecuencias nefastas: poca fe en la ciencia, en el esfuerzo y mérito propios; familias desestructuradas (padres e hijos que ya no pueden verse, hermanos que no se saludan...); gente que vive constantemente atormentada y desconfiada, pensando que sus compañeros de trabajo, amigos o familiares pueden causarles mal a través de la brujería, etc.
Al ritmo en que crece el presente problema y en función de sus efectos, puede perfectamente considerarse como un "problema de salud pública". 

TU OPINIÓN NOS IMPORTA, no olvides compartirla, COMENTA QUE TE LEEMOS. SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES, REGALA UN LIKE, COMPARTE CON OTROS Y SUSCRÍBETE. CAMBIA VIDAS.

You May Also Like

0 comentarios

TU OPINIÓN NOS IMPORTA, ¡COMPÁRTELA!